caes
Home » Nutrición » Salud » Alimentación y Estrés I
alimentacion y estres

Alimentación y Estrés I

Hablar de estrés o de ansiedad hoy día se ha convertido en algo muy común. El ritmo de vida que llevamos y las exigencias, tanto personales como profesionales, pueden llegar al extremo de convertirse en un calvario y tener repercusiones perjudiciales en nuestra salud.

Y aunque asociamos siempre el estrés a un origen psicológico, nuestro cuerpo también sufre estrés cuando estamos enfermos, cuando sufrimos jet lag, o cuando nos encontramos en cambio la estación, como es el caso.

Es decir, que como ya apuntaba Hipócrates en su ensayo sobre las enfermedades sagradas, existe una relación directa entre nuestra psique y nuestro yo más físico.

Los hombres deberían saber que del cerebro, y sólo del cerebro, vienen las alegrías, el placer, la risa y la diversión, las penas, el dolor, el abatimiento y las lamentaciones. Y gracias al cerebro, de manera especial, adquirimos sabiduría y conocimientos, y vemos, escuchamos y sabemos lo que es repugnante y lo que es bello, lo malo y lo bueno, lo que es dulce y lo que es insípido. .. Y gracias a este órgano nos volvemos locos y Deli, y los miedos y terrores nos asaltan … Tenemos que soportar todo esto cuando el cerebro no está sano … Y en este sentido soy de la opinión que esta víscera ejerce en el ser humano el mayor poder. Hipócrates, Sobre las enfermedades sagradas (460-470 aC)

¿Tener estrés es bueno? ¿De qué nos sirve?



De hecho el estrés, en su justa medida, es una reacción buena que nos ayuda a evitar y luchar contra el peligro, de que nos mantiene alerta y nos genera inquietudes y motivación. El problema lo encontramos cuando el estrés es excesivo o no sabemos cómo afrontar o responder a estas inquietudes y estado de alerta.

Explicado fisiológicamente, y apuntando a la cita de Hipócrates, diríamos que existe una relación directa entre nuestras expresiones corporales y reacciones frente a las diferentes situaciones con las que nos encontramos, es decir, nuestras emociones (p. ej. el estrés, con el consiguiente aumento de sudoración o del ritmo cardíaco), y el funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

De hecho las emociones son posibles gracias a la comunicación entre neuronas. Y los encargados de enviar la información de neurona a neurona son los neurotransmisores. Así pues, una alteración en los neurotransmisores se traduce en una mala comunicación entre neuronas, lo que implica un desajuste en nuestras reacciones y emociones – p. ej. El surgimiento de los efectos negativos de un estrés persistente, como son insomnio o irritabilidad entre otros -.

Los neurotransmisores responsables del estrés son la adrenalina, noradrenalina y dopamina. El neurotransmisor encargado de evitar un estado de estrés persistente, y por lo tanto, encargado de evitar los efectos negativos del estrés – insomnio, irritabilidad, dolores musculares, migraña, etc .- es la Serotonina

El papel de la serotonina



La serotonina interviene en la regulación del ciclo vigilia – sueño, siendo conocida como el neurotransmisor que produce sensación de bienestar y relajación, induciendo al sueño mediante la producción de la hormona melatonina.

De esta manera durante las estaciones menos soleadas (otoño e invierno) se produce un aumento de la depresión, ya que a menos luz solar, menos Serotonina. Cuando llega la primavera y el verano, la serotonina se condiciona a la luz que recibe del organismo, lo que conlleva un aumento progresivo del bienestar y la felicidad.

Por lo tanto los niveles altos de serotonina en los circuitos nerviosos producen una sensación de:

  • Bienestar y relajación
  • Mayor autoestima
  • Mayor concentración

Diversos estudios han demostrado que la concentración de serotonina es directamente proporcional a la concentración de Triptófano en sangre y en el cerebro. Esto se debe a que el Triptófano es el precursor de la serotonina.

El triptófano es un aminoácido, es decir, la unidad básica de las proteínas. Y además es un aminoácido esencial, lo que significa que el cuerpo no puede sintetizar, lo por tanto la alimentación es el único sistema del que disponemos los humanos para obtenerlo.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Suscríbete y recibirás GRATIS todos nuestros artículos escritos por Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas.

Correo electrónico (requerido)

Sobre Rosa Maria Espinosa

Rosa Maria Espinosa
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Vic; Licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos por la Universidad de Vic; Postgrado en Nutrición Humana y Dietética Materna infantil por la Escuela Universitaria de Enfermería de Sant Joan de Deu y Máster en Comunicación y Gastronomía por la Universidad de Vic. Soy Miembro colegiada en el colegio profesional de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña (CODINUCAT) (CAT000273).
Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*