caes
Home » películas » cine » Cine de chocolate
cine de chocolate

Cine de chocolate

Nos seduce por su aspecto, nos maravilla por su sabor y, sin embargo, lo mantenemos casi siempre a distancia por temor a que nos haga ganar peso. El chocolate nos enamora desde bien pequeños y su mala fama no esta siempre justificada. De hecho, hay estudios que aseguran que en las antiguas civilizaciones aztecas se empleaban como un elemento curativo. Y es que se ha demostrado que los flavonoides del cacao sirven como excelentes antioxidantes y también como protectores de nuestra salud cardiovascular. Quizá sea la hora de mirar al chocolate con otros ojos más amables, como lo ha hecho el cine a lo largo de la mayor parte de su historia.

Como una caja de bombones

«La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar», nos aseguraba Tom Hanks en una de las escenas más emblemáticas de Forrest Gump (1994). No es, ni mucho menos, la única película en la que se exhibían bombones. Lo cierto es que hemos visto a numerosas estrellas de la pantalla degustar chocolate ya fuera en forma de bombón, hecho a la taza o en forma de suculenta tarta.

Una de las primeras películas en la que el chocolate adoptaba un cierto protagonismo fue la producción muda The Drive for Life (1909), que contenía una escena de gran suspense en la que una joven iba a tomar un bombón envenenado mientras el protagonista tenía que llegar a tiempo para impedírselo. El cine mostraba así que el chocolate dejaba en ocasiones un sabor amargo. Y seguiría haciéndolo en otras muchas ocasiones. Por ejemplo, en una disparatada escena de la comedia Duplex (2003), podíamos ver cómo una anciana estaba a punto de morir al atragantarse con un bombón. Muy a su pesar, Ben Stiller lograba salvarla practicándola la respiración boca a boca.

Fábricas de chocolate

Pero quizá la primera película que se consagró por entero al universo del chocolate fue Un mundo de fantasía (1971), de Mel Stuart, primera adaptación de la famosa novela de Roald Dahl Charlie y la fábrica de chocolate.

cine de chocolateEsta narración infantil, que ha llegado a traducirse a 32 idiomas y de la que se han vendido más de 13 millones de ejemplares, narra la historia de Willy Wonka, un excéntrico fabricante de chocolates que convoca un concurso para que un grupo de niños puedan visitar su inexpugnable fábrica y conocer el secreto de la fabricación de sus dulces.

En Un mundo de fantasía, el cómico Gene Wilder tuvo la oportunidad de interpretar al personaje de Willy Wonka. Sin embargo, ni su actuación ni la película en general obtuvieron demasiado éxito. Mucha mayor fortuna tendría años después Tim Burton con su película Charlie y la fábrica de chocolate (2005). Pese a presentar una historia idéntica, la mejora de los efectos especiales y el magnetismo de un acertado Johnny Depp como Willy Wonka consiguieron que la película tuviera mucha mayor aceptación.

Un lago para comérselo

cine de chocolateCharlie y la fábrica de chocolate nos permitió descubrir algunas cosas sorprendentes, como al existencia de esos diminutos Oompa Loompas, que adoraban los granos de cacao como si fueran auténticos dioses; o la existencia de un sorprendente lago de chocolate situado en el corazón de la factoría. Por supuesto, para crear este tipo de espacio, Tim Burton tuvo que recurrir al ingenio del especialista en efectos visuales Joss Williams. El lago precisaba un total de 750.000 litros de chocolate líquido. Para evitar tener que hacer una inversión millonaria en chocolate a la taza, Williams ideó una combinación de agua, celulosa dietética y colorantes. «En cámara resultaba apetecible, daba ganas de comerlo, y ese era nuestro objetivo», afirmaría el técnico satisfecho del resultado.

La magia del chocolate

La fábrica de Willy Wonka es la más famosa de la historia del cine, aunque también hemos tenido la oportunidad de conocer otras, como la de Chocolates Müller, dirigida por esa manipuladora mujer que interpretaba Isabelle Huppert en la película de Claude Chabrol Gracias por el chocolate (2000).

Además de su dulce hechizo, han sido varios los cineastas que nos han querido mostrar el potencial mágico del chocolate. Si ya lo había sugerido Alfonso Arau en Como agua para chocolate (1992), esa deliciosa historia de amor y gastronomía basada en la novela de Laura Esquivel, desde luego quien lo confirmó fue Lasse Hallström con esa dulce comedia romántica llamada Chocolat (2000). Inspirada en la novela de Joanne Harris, la película nos narraba la historia de Vianne, una singular mujer que revoluciona la vida de un pequeño pueblo de la campiña francesa cuando abre una chocolatería cuyos productos tienen un toque mágico que ayudan a los vecinos a solucionar sus problemas.

cine de chocolateCon Juliette Binoche y Johnny Depp como pareja principal, Chocolat obtuvo un gran éxito de taquilla, y contribuyó como ninguna otra película para aumentar nuestra fascinación por el chocolate.

Sobre Pablo Mérida

Pablo Mérida
Periodista y escritor, es autor de varios libros relacionados con el cine, como El boxeo en el cine (Laertes , 1995), El Zorro y otros justicieros de película (Nuer, 1997), El Cine (Larousse, 2002) y Cárceles de cine (Everest, 2011). En la actualidad, colabora en la sección semanal de cine del programa «Nits de Ràdio», de Onda Cero Catalunya.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*