caes
Home » Mindfulness » Psicología » 6 consejos para crear un hábito
consejos para crear un buen habito

6 consejos para crear un hábito

El inicio de un nuevo año es un buen momento para emprender nuevos proyectos y plantearnos nuevos propósitos. Seguro que te habrás planteado “dejar de fumar”, “comer más sano” o “hacer más ejercicio”, entre otros. Y seguro que también te habrás planteado ¿seré capaz de mantenerlo en el tiempo? Ocurre, en demasiadas ocasiones, que estos propósitos se van diluyendo con el tiempo. Y te preguntarás ¿será por falta de motivación? , ¿Será que no tengo suficiente fuerza de voluntad?

Recientemente se ha incrementado el conocimiento de los factores que favorecen que una conducta se convierta en un hábito. A continuación te damos algunos consejos, fundamentados empíricamente, que te ayudarán a aumentar vuestras probabilidades de éxito a la hora de romper con hábitos no deseables y de formar nuevos hábitos de salud:

  1. Una estrategia prometedora y que no depende de la fuerza de voluntad consiste en vincular el nuevo comportamiento a una rutina o a una señal ambiental, por ejemplo, asociar el nuevo comportamiento a una hora del día, a una persona o personas en concreto o a un contexto particular. El objetivo es que estos estímulos ambientales actúen como señales que activen automáticamente el comportamiento.
  2. Otra estrategia que se ha mostrado eficaz es vincular una tarea difícil a una recompensa. Cuando una conducta va seguida de una recompensa es más probable que ésta se vuelva a repetir. Siguiendo este principio, la investigación indica que elaborar un plan de “si-entonces” puede ser útil para la formación de nuevos hábitos. Por ejemplo, te puedes decir a ti mismo: “Si hago esta tarea particularmente difícil, entonces me premiaré con algo que me gusta”. El objetivo de la estrategia “si-entonces” es asociar un nuevo comportamiento que nos pueda resultar incómodo o difícil de realizar con algo positivo.
  3. La siguiente estrategia consiste en repetir el nuevo comportamiento y seguir su progreso. La investigación en este campo indica que la fuerza de voluntad es como un músculo que se fortalece con la práctica. La repetición es un factor fundamental para la formación de un hábito pero no es el único. Una técnica eficaz es hacer un registro de la conducta para comprobar cuántas y en qué circunstancias se repite o no dicha conducta. Contrariamente a la creencia popular, para formar un nuevo hábito no es fundamental repetirlo cada día, sino mantenerlo en el tiempo. Eso no significa que no realizar la conducta sea útil para formar el hábito, sólo significa que a veces las cosas suceden y que realizar una conducta la mayor parte del tiempo (en contraposición a todos los días) es lo que ayuda a formar los nuevos hábitos.
  4. Otro consejo es que sea simple. Cuánto más complejo es un hábito más tiempo se requiere en formarlo. La investigación realizada en este campo indica que la formación de un hábito simple como puede ser incrementar el consumo de agua puede formarse en 7-14 días y, en cambio, instaurar como hábito una nueva actividad física requiere mucho más tiempo. Por tanto, si tenemos un estilo de vida sedentario, es más aconsejable empezar con una conducta simple como puede ser ir a caminar 30 minutos varios días a la semana que ir a la piscina.
  5. Otro consejo muy útil es hacer un plan detallado. La investigación demuestra que tener un objetivo y diseñar un plan a seguir aumenta las probabilidades de formar un nuevo hábito. Si te cuesta diseñar un plan para modificar tus hábitos, puedes pedir ayuda al psicólogo de la salud, profesional experto en el cambio de conducta.
  6. Otro consejo que te resultará útil en la formación de nuevos hábitos es utilizar las personas de tu entorno. Para formar un nuevo hábito te resultará útil que se lo comuniques a una o más personas de tu entorno. Las personas que comparten tu propósito pueden ser una fuente de motivación, de ánimo, o incluso de presión, que te ayudará en tu proyecto.

Estos consejos te ayudarán a formar nuevos hábitos de salud; además, cada nuevo hábito te facilitará la formación del siguiente. Los estudios también sugieren que las conductas saludables raramente se presentan aisladas, igual que las no saludables, y que existe una tendencia a tener un estilo de vida que, con las estrategias adecuadas, puede ser lo más saludable que tu propongas.

Y, finalmente, recuerda, siempre que sea un hábito acorde con tu organismo (comer más alimentos naturales, descansar o dormir más, hacer una actividad física moderada, reducir el consumo de tóxicos, hacer actividades o estar con personas que te producen bienestar, etc.) más fácil será incorporarlo en tu estilo de vida. (Gemma).

Sobre Gemma López-Guimerà

Gemma López-Guimerà
Doctorada en Psicologia y Máster en Dietética y Nutrición Humana por la Universidad Autonóma de Barcelona. Profesora en el Departamento de Psicología Clínica y de la Salud de la UAB desde el año 2006. Colegiada en el colegio profesional de Psicólogos de Cataluña (COPC; Col·legiada nº 12546).

Un comentario

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*