caes
Home » Nutrición » Artículos de nutrición » Nuevos pescados: el panga
el panga

Nuevos pescados: el panga

El panga, en latín Pangasius hypophthalmus, es un pescado de agua dulce de la familia de los pangásidos que ha entrado con mucha fuerza en los mercados europeos y que se puede encontrar fácilmente en las pescaderías al lado de los pescados de toda la vida.

Hace unos años era un pescado prácticamente desconocido, pero el hecho de tener un precio muy accesible y su presentación en forma de filetes sin piel ni espinas ha propiciado que tuviera mucha aceptación entre diferentes sectores de la población y que resultara muy apreciado en restauración colectiva, como por ejemplo en colegios, hospitales y residencias de gente mayor, donde a veces se sirve como filetes de lenguado o de mero o de otros tipos de pescado. En pocos años ha pasado de ser un pescado inexistente en nuestras cocinas a ser uno de los más consumidos, puesto que desde el 2004 su consumo ha aumentado un 235%, lo cual ha tenido como consecuencia la bajada de la demanda de pescados autóctonos.

El panga es un pescado que se cultiva en cautividad en el delta del río Mekong, en el sur de Vietnam. Se trata de un pescado blanco, por lo que su contenido en grasa es bajo, así como su aporte de calorías. Su carne se parece a la del lenguado pero es más consistente y de sabor más fuerte. Es muy adecuado para aquellas personas que tienen dificultades para comer pescados con espinas puesto que se vende limpio y en forma de filetes. Además se suele presentar sin la piel por lo que se aprovecha todo. Al ser tan fácil de comer, se ha convertido en un pescado muy valorado, cosa que hace que cada vez se consuma más.

 El panga se puede consumir durante todo el año porqué no solo se encuentra en estado fresco en la pescadería sino que también se vende congelado. Tiene un precio muy económico y ese es otro punto a su favor. Además, se presta a preparaciones muy diversas, entre ellas las siguientes:

  • A la plancha. Se puede preparar con un poco de aceite de oliva, unos ajos fileteados, el zumo de un limón, perejil y un poco de sal y pimienta negra.
  • Al horno. Preparado al horno queda muy bien y admite muchas guarniciones, como por ejemplo cebolla, patata y tomate u otras verduras al gusto. También se puede acompañar de gambas, o incluso gratinarlo con queso.
  • A la papillot. Se puede colocar el panga sobre un lecho de puerro, cebolla y zanahoria cortada en juliana y añadirle las hierbas aromáticas que más gusten.
  •  Al microondas. Es una forma fácil de preparar cualquier pescado y una buena manera de preparar el panga. Se pone el panga en una fuente para microondas y se unta con un poco de aceite de oliva y encima se ponen los filetes. Se puede añadir cebolla picada, salsa de tomate, orégano y un vaso de vino blanco por encima.
  • En salsa. Al panga le van muy bien las salsas de cítricos. Primero se doran unos ajos y se añaden los filetes, se le echa zumo de naranja, zumo de limón y algo de agua y se deja cocer junto unos minutos hasta que la salsa quede espesa. Se puede añadir maicena desleída en agua fría para que la salsa espese
  • Rebozado. Se pueden macerar los filetes con una salsa hecha con ajo, limón y sal y después pasarlos por harina y huevo batido y freírlos en la sartén.

Como se puede ver, el panga resulta muy versátil en la cocina, pero es un pescado del cual no hay que abusar en detrimento de otras especies de pescados autóctonos, ya que puede presentar algunos inconvenientes. Así, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) practicó análisis a diferentes muestras de panga, tanto congeladas como frescas para comprobar diferentes aspectos de su calidad y seguridad alimentaria, y los resultados fueron que en cuatro de las 23 muestras analizadas se encontró un herbicida y en alguna otra también se encontró presencia de mercurio, aunque la cantidad no supera el límite legal de 0’5 mg por kilo. Teniendo en cuenta que estos pescados se sirven en comedores escolares y que los niños pueden llegar a comerlos varios veces por semana, al final la ingesta de mercurio podría llegar a ser significativa.

Hasta ahora no se consideraba que el pescado fuera una fuente de pesticidas en la dieta, pero a raíz de los resultados de estos análisis se ha visto que sí puede serlo. Y respecto a los metales pesados, también hasta ahora se creía que sólo se encontraban en otros pescados de consumo frecuente como el atún o el emperador, pero ahora se ha comprobado que también está presente en pescados que se creía que eran seguros.

Por lo tanto, los resultados de los análisis practicados por la OCU invitan a ser prudentes en el consumo de panga, de manera que se recomienda que no se consuma más de una vez por semana. Así pues, los padres deberán conocer el menú que ofrecen las escuelas en la comida y en el caso de que haya panga algún día evitar darlo durante la misma semana.

Si bien las recomendaciones son de no consumirlo más de una vez a la semana, lo mejor seria dejar este y otros pescados para un consumo ocasional y cocinar con productos del mar frescos y de temporada y además obtenidos lo más cerca posible del lugar dónde se deben consumir. De esta forma nos aseguraríamos el consumo de productos sabrosos, de calidad y realmente saludables.

Sobre Equipo de Dietistas - Nutricionistas

Equipo de Dietistas - Nutricionistas
Revista Sentir es una revista online de alimentación saludable e independiente formada por un equipo experto de Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas y que pertenece a Menja sa.
Un comentario
Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*