caes
Home » Nutrición » Artículos de nutrición » Las flores comestibles incumplen la normativa europea
flores comestibles

Las flores comestibles incumplen la normativa europea

No hace mucho tiempo dedicamos un par de artículos a las flores en la gastronomía. Una práctica que aunque parezca formar parte de los tiempos más modernos de la alta gastronomía, constituye un elemento más de la tradición culinaria, ya no de nuestro país, sino del mundo entero.

Parece, sin embargo, que la normativa europea no entiende de historia de la humanidad que va ligada intrínsecamente a la de la alimentación. La Agencia de Protección de la Salud de Catalunya (APS) está haciendo llegar cartas a los comercializadores de flores comestibles para alertar de que se está incumpliendo esta normativa, y avisarles de posibles sanciones en el futuro en el caso de seguir incumpliendo la legislación europea.

¿El «supuesto» problema? Las flores son un alimento nuevo que aún no ha sido declarado como tal en el extenso registro de alimentos que contempla la normativa europea como aptos para el consumo humano. Para hacerlo posible, esta normativa exige la realización de estudios que avalen su seguridad y ausencia de riesgos para la salud, estudios de un coste elevado del que se debe hacer cargo el horticultor. Tienen, sino, otra alternativa: demostrar que las flores se comercializaban ya antes del año 1997, momento en que se estableció el Reglamento Europeo 258/1997 sobre nuevos alimentos y nuevos ingredientes alimentarios. Pero los horticultores no guardan documentos que acrediten este hecho.

Es una lástima que tampoco se guarden «facturas» de cuando ya la alimentación de nuestros antecesores estaba basada en la recolección de frutos, raíces, hojas y flores; pasando por toda la tradición culinaria de la humanidad, y llegando a tiempos más cercanos, incluso personales, de cuando mi madre nos hacía badocs (flores de calabacín) rebozados con huevo y harina, fritos y con un poco de azúcar, y que ella había aprendido a hacer de su madre (y hablo, obviamente, de antes del 97).

Habrá que ver si será suficiente la cocina con flores más que conocida de cocineros y cocineras de renombre como Ferran Adrià, Santi Santamaria, Carme Ruscalleda, Iolanda Bustos, Ramon Freixa, Andoni Luis Aduriz o Michel Bras, para avalar las flores como un ingrediente tradicional.

Y mientras tanto nos preguntamos, ¿qué no tendrán las flores que tengan los transgénicos? …

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Suscríbete y recibirás GRATIS todos nuestros artículos escritos por Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas.

Correo electrónico (requerido)

Sobre Rosa Maria Espinosa

Rosa Maria Espinosa
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Vic; Licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos por la Universidad de Vic; Postgrado en Nutrición Humana y Dietética Materna infantil por la Escuela Universitaria de Enfermería de Sant Joan de Deu y Máster en Comunicación y Gastronomía por la Universidad de Vic. Soy Miembro colegiada en el colegio profesional de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña (CODINUCAT) (CAT000273).
Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*