caes
Home » Nutrición » Artículos de nutrición » ¿Son las grasas alimentos adictivos?
grasas alimentos adictivos

¿Son las grasas alimentos adictivos?

La mayoría de nosotros sabemos por experiencia propia que es muy difícil, por no decir imposible, abrir un paquete de patatas fritas y comer sólo algunas. Es como si no pudiéramos parar de comer y no sabemos por qué.

Podríamos pensar que los responsables de esta conducta adictiva son los alimentos feculentos o hidratos de carbono; pues no es así, según se desprende de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California, que han encontrado una explicación a esta imposibilidad de contenernos ante ciertos alimentos, que tienen en común el hecho de contener grasa.

Resulta que los alimentos que llevan grasa se pueden llegar a convertir en una adicción similar a la que se produce al consumir marihuana. Cada vez que ingerimos alimentos grasos nuestro intestino produce unas substancias denominadas endocanabinoides, que son las responsables de no poder parar de comer. Se ha visto que nuestro organismo sólo las produce cuando consumimos grasas, pero no cuando comemos proteínas o alimentos feculentos.

Los endocanabinoides son un grupo de moléculas grasas que están involucradas en diferentes procesos fisiológicos, entre ellos el hambre, la sensación de dolor, la memoria y el estado de ánimo. Estas substancias son similares al canabis pero con la diferencia que se producen de una forma natural en el organismo.

La investigación sobre el efecto de las grasas se hizo en ratones y se vio que el proceso empieza apenas el alimento llega a la lengua, donde las grasas generan una señal que primero viaja al cerebro y después al nervio vago, un conjunto de nervios que van desde la faringe hasta el intestino. En el intestino, esta señal estimula la producción de los endocanabinoides, que son los responsables del aumento del deseo de continuar comiendo cosas grasas.

Según explican los autores del estudio, este proceso, que no se produce ni comiendo proteínas como la carne o el pescado ni alimentos feculentos como el pan, la pasta, el arroz o las patatas, podría ser una estrategia evolutiva que tendría como misión garantizar la supervivencia de la especie. Porque resulta que las grasas están escasamente distribuidos en la naturaleza y son esenciales para el adecuado funcionamiento de las células y también para sobrevivir en épocas en qué hay pocos alimentos disponibles.

Con la producción de los endocanabinoides, la naturaleza se aseguraba de que consumiéramos buenas cantidades de grasa, difícil de encontrar y que era esencial para poder sobrevivir. Lo que pasa es que ahora la situación ha cambiado radicalmente y las grasas están ampliamente distribuidas no sólo en todas las tiendas y supermercados, sino también en la inmensa mayoría de los hogares, donde abundan los alimentos preparados, la bollería, los quesos grasos, los embutidos, etc.

Por lo tanto, esta estrategia que en su día nos fue útil, ahora nos perjudica porque nos hace adictos a una sustancia que es muy fácil de encontrar, no como antes, que cuando aparecía era proveerse de ella en abundancia.

Ahora no nos hace falta hacer reservas de nada porque sólo tenemos que abrir la nevera para encontrar todo lo que necesitamos. Ahora que ya se sabe porque cuesta tanto parar de comer según qué alimentos, los científicos están en condiciones de desarrollar una estrategia para reducir el ansia por los alimentos grasos que puede consistir en bloquear la producción de estas sustancias. Así, se contaría con una herramienta eficaz contra el sobrepeso y la obesidad, que cada vez afectan a más gente, y a edades más tempranas.

Sobre Equipo de Dietistas - Nutricionistas

Equipo de Dietistas - Nutricionistas
Sentir es tu revista online, independiente y de alimentación y estilo de vida saludable. Está formada por un equipo experto multidisciplinar con Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas y pertenece a Menja sa.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*