caes
la-sandia

La Sandía

La sandía es originaria del sur de África, de la zona desértica del Kalahari, donde se pueden encontrar ejemplares silvestres. Recibe el nombre científico de Citrullus lanatus y actualmente su cultivo está extendido mundialmente, siendo los países del norte del mediterráneo (España, Grecia, Italia y Turquía) además de Irán, Norte América, Japón y China los principales productores.

Es una cucurbitácea, familia que se caracteriza por producir frutos de gran tamaño. De esta familia son también las calabazas, los calabacines, los pepinos y los melones.

Es un fruto no climaterio, esto quiere decir que se ha de recolectar cuando está en su punto óptimo de maduración. Además es de cultivo anual. La mejor época de consumo la encontramos en los meses de junio, julio y agosto, pudiéndose alargar hasta principios de otoño.

Existen más de medio centenar de variedades que parten genéticamente de 2 tipos de sandías: las sandías con semillas (llamadas también diploides) y sandías sin semillas (triploides).

Las sandías diploides son las tradicionales y se caracterizan por ser de mayor tamaño, con semillas marrones o negras. De piel oscura las de forma redonda y con bandas de verde más claro o también oscuras las de forma alargada.

¿Cuántas variedades de sandía existen?

Las sandías triploides son un cruce de sandía diploide con una variedad modificada que da como resultado una sandía con semillas estériles medio formadas. Por eso las notamos más blandas y no molestan a la hora de comer.

Forma Color piel Semillas Color carne Algunas variedades
Diploides I Redonda Verde oscuro o negra Marrones o negras Roja Crimson Sweet, Sugar baby, Dulce meravella
Diploides II Alargada Verde con bandas claras Marrones o negras Roja Klondlde, Charleston gray
Triploides Redonda y alargada Verde claro o bandas más oscuras y verde oscuro Blancas y tiernas Roja o amarilla Reina de corazones, Apirena, Pepsin, Ananàs (amarilla)

Propiedades nutricionales de la sandía



La fruta es de los grupos de alimentos que presenta más cantidad de agua y la sandía ocupa el primer lugar con una concentración entre el 92 y el 95%. En algunas zonas de África se utiliza como principal fuente de agua durante los meses más secos. Gracias a este elevado contenido de agua es una de las frutas más recomendadas en dietas de control de peso, ya que es poco calórica (entre 40 y 60Kcal por ración de 200g) además de ser muy refrescante en verano. Contiene también muy poco azúcar (sobre unos 12g por ración).

Los nutrientes que podemos encontrar son básicamente minerales, sobre todo potasio y magnesio. Carontenoides (provitamina A) en forma de licopeno y vitamina C.

El potasio es un mineral muy presente en nuestro organismo y vital para prevenir los dolorosos calambres. Debe estar en equilibrio con el sodio y ambos son responsables de la contracción y relajación muscular así como de la transmisión nerviosa.

Dentro de nuestro cuerpo todo está relacionado y la falta de un solo nutriente puede afectar al buen funcionamiento de otro. El magnesio es un mineral que también está implicado en el impulso nervioso ya que es imprescindible para mantener el equilibrio entre sodio y potasio. Además, está muy presente en huesos y dientes ayudando a fijar el fósforo.

Los carotenos contenidos en la sandía se presentan en forma de licopeno. El licopeno, también presente en los tomates, es el responsable del característico color rojo de la fruta y es un potente antioxidante que actúa protegiendo nuestras células de la acción de los radicales libres.

Otro componente muy importante de la sandía es la Citrulina, un aminoácido no proteico que una vez entra en nuestro organismo se convierte periféricamente en Arginina. La importancia de este aminoácido reside en un efecto vasodilatador, muy importante en deportistas que practican modalidades como ciclismo, levantamiento de pesas o ejercicios de fuerza. A día de hoy nos faltan más estudios que respalden esta hipótesis sobre la Citrulina, pero los artículos publicados muestran un fuerte acercamiento, así como una ayuda para las personas con problemas a nivel cardiovascular ya que su efecto vasodilatador reduciría la presión arterial promoviendo una circulación sanguínea mejor.

La sandía es, pues, el complemento ideal del verano. La podemos comer tal cual a cualquier hora del día o la podemos incluir como ingrediente en muchas preparaciones como, por ejemplo, un gazpacho.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Suscríbete y recibirás GRATIS todos nuestros artículos escritos por Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas.

Correo electrónico (requerido)

Sobre Equipo de Dietistas - Nutricionistas

Equipo de Dietistas - Nutricionistas
Revista Sentir es una revista online de alimentación saludable e independiente formada por un equipo experto de Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas y que pertenece a Menja sa.
3 comentarios
Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*