caes
Home » Nutrición » Alimentos de temporada » Albaricoques
los-albaricoques

Albaricoques

Albaricoque es quizá el nombre con el que más se le conoce pero dependiendo de la zona donde nos encontremos esto cambia: durazno, damasco, piesco …

¿De dónde provienen los albaricoques?

El albaricoque es originario de la zona de Asia Central. De hecho su nombre científico, prunus armeniaca, se debe a la zona a través de la cual, según fuentes de consulta, fue introducida en Europa: Armenia. Otras fuentes aseguran que en esta zona había grandes extensiones de cultivo de albaricoques, de ahí el nombre científico.

Su introducción en Europa tiene también varias teorías en las que griegos, romanos y árabes son los protagonistas.

En qué meses del año podemos encontrar albaricoques

El albaricoque es una fruta de temporada y el cultivo se centra entre los meses de mayo y septiembre. Existen muchas variedades de albaricoquero pero todos se caracterizan por ofrecer una fruta carnosa con el típico surco, más o menos pronunciado, a un lado. Las medidas son variables pero mayoritariamente se trata de una fruta de tamaño medio con la que necesitamos de 2 a 4 piezas para hacer una ración.

Es muy aromática y el color varía en diferentes tonalidades entre blanco, amarillo y naranja hasta matices rosados y rojizos. Cuanto más maduro es un albaricoque, más se le intensifica el color y más aroma desprende.

Propiedades nutricionales de los albaricoques



Nutricionalmente estamos ante una fruta con un elevado contenido en carotenoides, pigmento que le confiere su color característico. Uno de los carotenoides presentes en mayor cantidad son los beta-carotenos, también conocidos como provitamina A. Compuesto que se transforma en vitamina A en nuestro organismo y que confiere a los albaricoques funciones antioxidantes ya que la vitamina A, así como lo son otras como la E y la C, protege nuestras células de la acción de radicales libres, responsables de su oxidación, envejecimiento y de la aparición de algunas enfermedades. Además, la vitamina A protege y mantiene la integridad de tejidos y membranas.

El albaricoque es, además, una de las frutas con menor carga calórica, unas 38 Kilocalorías por cada 100g, ya que contiene bastante agua, un 87% y pocos glúcidos, alrededor de 7g.

La fibra es también una parte importante de esta pequeña fruta. Su tamaño y las características de su piel hacen que acostumbremos a consumirla sin pelar, contribuyendo en una mayor ingesta de fibra y todos los beneficios que ello supone: mejora del tránsito intestinal así como de la calidad de la flora. Aunque nosotros no utilizamos la fibra como nutriente, sí lo hacen las bacterias que colonizan nuestro colon. Estos sintetizan ciertos compuestos a partir de la fibra. Compuestos como ácidos grasos de cadena corta que, entre otras funciones facilitan la absorción intestinal de sodio y agua.

En resumen, vale la pena esperar la llegada de los albaricoques a mediados de primavera e incluirlos en nuestra dieta durante los meses en los que los podemos disfrutar.

Y recuerda una vez más: la equivalencia en peso para 1 ración de fruta es de 150 a 200g. Dependiendo del tamaño del albaricoque, esto supondrá entre 2 y 4 piezas.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Suscríbete y recibirás GRATIS todos nuestros artículos escritos por Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas.

Correo electrónico (requerido)

Sobre Equipo de Dietistas - Nutricionistas

Equipo de Dietistas - Nutricionistas
Revista Sentir es una revista online de alimentación saludable e independiente formada por un equipo experto de Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas y que pertenece a Menja sa.
Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*