caes
Home » Nutrición » Nutrición deportiva » El peligro de los deportes por categorías de peso
deportes y peso

El peligro de los deportes por categorías de peso

Hay deportes en cuyo reglamento se especifican límites de peso concretos que el deportista no puede sobrepasar en el día de la competición. En sí mismas, estas reglas, no deberían suponer mayor problema, ya que, simplemente, procuran hacer más justa la competencia entre deportistas de distinta complexión física. Sin embargo, a la hora de la verdad, y en muchas ocasiones, lo que ocurre es que muchos deportistas pretenden obtener una ventaja tratando de acceder en categorías inferiores a su peso natural, para poder así competir con oponentes de menor complexión y masa corporal. Así pues, una vez más, se pone de manifiesto aquel dicho que reza: hecha la ley, hecha la trampa.

Por lo general, en aquellos deportes donde se realiza un pesaje antes de la competición, los deportistas tratan de bajar de peso rápidamente los días previos al evento. Las técnicas, estrategias o métodos empleados para alcanzar este objetivo son potencialmente peligrosos, dañinos para la salud y contraproducentes desde el punto de vista del rendimiento deportivo. Algunas de las modalidades deportivas donde se halla esta problemática son: los deportes de lucha y combate, el remo ligero, las carreras hípicas y la halterofilia.

Estrategias o métodos inadecuados para llegar al peso objetivo:

Una de las estrategias más comunes es aplicar una restricción calórica de la ingesta en los días previos al pesaje. El recorte de la ingesta energética, junto a una reducción de la ingesta de carbohidratos, puede producir una aceleración en la pérdida de masa corporal. Este método, conjuntamente con un incremento de la actividad física, que puede mantenerse hasta el mismo día de la competición, es una práctica común en los deportes anteriormente descritos. Otra malograda técnica, es la de provocar la deshidratación corporal mediante el uso de diuréticos, baños de sauna y la restricción total de la ingesta de líquidos en las horas previas al pesaje. El uso de sustancias inhibidoras del hambre, o anorexígenas, de laxantes, el vómito auto inducido o el hábito tabáquico (como ocurre especialmente en el caso de los jockeys) son otros métodos que, de forma desesperada, algunos deportistas emplean para poder reducir masa corporal de forma rápida.

Por si todas las desafortunadas técnicas anteriores no fueran suficientes, la inventiva del hombre puede llegar a límites casi inverosímiles, como es el caso del australiano Mehmet Yagci, un deportista de halterofilia quien, después de haber realizado un uso intensivo de la sauna (en algunos momentos incluso con un jersey puesto), y viendo que le faltaba todavía rebajar 300g para llegar al peso requerido, se empezó a volcar sal de mesa por todo el cuerpo hasta que, finalmente, consiguió su peso objetivo para las pruebas de los juegos de la Mancomunidad de 2002. No en vano, irónicamente, el periódico Daily Telegraph bautizó este método como: “La solución salina de Mehmet”.

Consecuencias del uso de técnicas impropias para bajar de peso

El uso de este tipo de métodos, así como el hecho de estar repetidamente teniendo que reducir la masa corporal, provoca efectos de tipo agudo y/o a largo plazo. En este último caso, cuando se vienen aplicando restricciones durante mucho tiempo, se sabe que se produce una reducción en la tasa metabólica basal, una posible disfunción de las hormonas sexuales, se compromete la salud ósea, el correcto crecimiento y el desarrollo en deportistas adolescentes, así como también se incrementa el riesgo de aparición de trastornos de la conducta alimentaria.

Por otro lado, se ha estudiado el efecto agudo (a corto plazo o inmediato) derivado de la deshidratación y restricción de alimentos. Se sabe con certeza que las consecuencias de seguir este tipo de prácticas nocivas son, entre otras: un incremento en el riesgo de lesión, fatiga excesiva, disminución del rendimiento, tanto a nivel físico como a nivel mental (capacidad de concentración, de reflejos o de toma de decisiones), y un mayor riesgo de caer enfermo por supresión del sistema inmunológico, entre otras consecuencias más graves como la muerte por hipertermia (incremento excesivo de la temperatura corporal) y  la deshidratación.

Como vemos, tratar de forzar el organismo para alcanzar un peso “ideal” solo trae consecuencias negativas para la salud. Lo más sensato es alentar al deportista a elegir una categoría de peso más adecuada a su constitución y llevar una alimentación adaptada y saludable durante toda la temporada.

Sobre Roger Vilageliu

Roger Vilageliu
Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Ramon Llull (Blanquerna) y Postgrado en nutrición deportiva por la Universidad de Cádiz (UCA). Antropometrista ISAK II por la Escuela Catalana de Cineantropometria (INEFC). Máster en Nutrición en la Actividad Física y el Deporte impartido por la Facultad de Medicina (UB). Soy miembro colegiado en el colegio profesional de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña (CODINUCAT) (CAT000800) y miembro de la Fundación Española de Dietistas y Nutricionistas (2998).

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*