caes
Home » Nutrición » Artículos de nutrición » La trampa de perder peso rápidamente y “sin esfuerzo” (2ª parte)
perder peso rapido sin esfuerzo

La trampa de perder peso rápidamente y “sin esfuerzo” (2ª parte)

¿Cómo funciona el metabolismo energético?

Tal y como se comentó en el anterior artículo, nuestro cuerpo utiliza los glúcidos consumidos con la alimentación para obtener energía cuando la necesita. De modo que las grasas quedan en un segundo término, utilizándose como fuente de energía sólo en aquellos casos en los que no se disponga de suficientes glúcidos. Esta segunda vía es altamente necesaria, dado que el cuerpo no para nunca, siempre funciona y consume energía 24 horas al día, y quedarse sin energía o sin glúcidos sería un riesgo. Pero no se puede utilizar ilimitadamente y de forma exclusiva.

Utilizar de forma prolongada las reservas de grasa para proporcionar energía al cuerpo genera productos secundarios por los que hay que poner en marcha mecanismos de eliminación, ya que su acumulación conlleva efectos secundarios poco deseables. Es el caso de los cuerpos cetónicos (conocido popularmente como acetona). Estos productos son ácidos que en exceso producen una acidifación de la sangre que hay que compensar. ¿Cómo? Pues eliminándolos a través de la orina y a través de la respiración con cada exhalación, pudiendo llegar a provocar dolor de estómago con náuseas o incluso vómitos, además de la normal situación de cansancio producida por la falta de glúcidos en sangre, y sobre todo, a nivel cerebral.

En los casos en que esta situación se alargue en el tiempo, como sucede en dietas que eliminan los glúcidos o los reducen a cantidades muy inferiores a los 200 gr diarios, para compensar y al mismo tiempo frenar la pérdida de grasa responsable de otras funciones también importantes para el organismo (mantener la temperatura corporal, por ejemplo), se inicia la tercera y última vía posible para obtener energía: la degradación de la proteína presente en el cuerpo, es decir, masa muscular y masa visceral.

Y es justamente aquí donde radica la trampa de la pérdida grande de peso en muy poco tiempo (por ejemplo 1 kg al día). La masa muscular no sólo es rica en proteína, sino también en agua. Así pues la pérdida de masa muscular supone también la pérdida de agua, situación que sobre la báscula se traduce en una gran y rápida pérdida de peso.

Pero, ¿es realmente eso lo que nos sobra?

Cuando hablamos de exceso de peso, es decir sobrepeso y obesidad, hablamos de situaciones en las que el cuerpo tiene un exceso de grasa. Así pues si lo que tenemos es sobrepeso u obesidad, tendremos que reducir esta grasa corporal que se encuentra en exceso, pero en ningún caso se debería ver afectada ni la masa muscular, ni menos aún, la masa visceral. Y la pérdida de grasa requiere tiempo: se trata de una carrera de fondo, ya que el cuerpo no puede perder más que 1 kg de grasa a la semana. Por lo tanto, pedirle que pierda 1 kg al día, más que un milagro, es una trampa. Y es que cuando subimos encima de una báscula y visualizamos el peso, debemos ser muy conscientes de que este peso que estamos leyendo es la suma de la grasa que nos sobra, del músculo y la masa visceral, que no nos sobra, así como del esqueleto y del agua.

Así pues, ¿cómo sabemos que estamos perdiendo realmente grasa?

Pues cuando la pérdida de peso semanal no supera 1 kg; pero además, cuando a pesar de estar perdiendo peso nos sentimos activos y no cansados, tenemos el hambre a raya, no sentimos un deseo incontrolable por alimentos que deberían consumirse de forma ocasional, que a su vez nos genera sentimiento de culpabilidad, y sobre todo, cuando estamos comiendo un poco de todo y nada de mucho.

Sobre Rosa Maria Espinosa

Rosa Maria Espinosa
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Vic; Licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos por la Universidad de Vic; Postgrado en Nutrición Humana y Dietética Materno infantil por la Escuela Universitaria de Infermería de Sant Joan de Déu y Máster en Comunicación y Gastronomía por la Universidad de Vic. Soy miembro colegiada en el colegio profesional de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña (CODINUCAT) y miembro de la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas (CAT000273).

3 comentarios

  1. Me encanta como tratais los temas de alimentación

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*