caes
Home » Nutrición » Artículos de nutrición » ¿Qué no provocan los edulcorantes?
que provocan los edulcorantes

¿Qué no provocan los edulcorantes?

Conocer los efectos sobre la salud del consumo de edulcorantes artificiales es un tema de actualidad. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio que relacionan el consumo de edulcorantes artificiales acalóricos, es decir sin Calorías (en concreto sacarina, aspartame y sucralosa) con la diabetes.

El motivo de esta entrada, no obstante, no es profundizar en los aspectos técnicos y científicos de este estudio. El objetivo es entrar en una reflexión presente entre los profesionales de la dietética y de la nutrición, pero que no lo está entre la población. Esta reflexión no se refiere a aquello que provocan los edulcorantes artificiales acalóricos (esta sí que lo está, y mucho), sino justo el contrario: aquello que no provocan. Y aquello que no provocan los edulcorantes artificiales acalóricos es un cambio de hábitos.

Paradójicamente los edulcorantes artificiales acalóricos tienen su origen, entre otros motivos, justamente en la diabetes, buscando una alternativa al azúcar, un producto dulce, con Calorías y que incrementa los niveles de glucosa en sangre. Pero en este proceso nos hemos olvidado de un aspecto muy importante: la alternativa. Y es que si el azúcar tiene que ser un producto de consumo moderado, podríamos decir que incluso ocasional en una alimentación saludable, ¿qué nos ha llevado a convertir los edulcorantes artificiales acalóricos en un producto de consumo habitual? Pues seguramente la simplificación de la dietética y la nutrición en un arte y una ciencia, respectivamente, que sólo cuenta Calorías.

La publicación de este estudio nos lleva así a una segunda reflexión: las Calorías no lo son todo, sino sólo una parte, y nos atreveríamos incluso a decir que ni siquiera son la más importante. Y es que más allá de si un alimento es rico en Calorías o no, hay los beneficios o perjuicios que este nos genera. Así por ejemplo entre un yogur natural entero y un yogur natural desnatado la diferencia Calórica es insignificante (20-30 Kcal), y en cambio la importancia de uno u otro en la salud ósea es destacable. Y es que al yogur desnatado, por serlo, le falta la vitamina D, necesaria para optimizar la absorción intestinal del Calcio que el propio yogur nos proporciona.

Podemos decir, pues, que la carencia de Calorías de los edulcorantes artificiales mencionados no les otorga una etiqueta de “barra libre”. Y no por aquello que los estudios científicos parecen indicar que provocan, sino por todo el contrario: no provocan el aprendizaje de valorar los alimentos por sus sabores naturales, menos dulces en muchos casos. Y es que si hay algo que querríamos destacar que sí provocan es que intensifican la necesidad por el dulce, un aspecto que se aleja de las recomendaciones saludables. No olvidemos que los edulcorantes acalóricos son sólo una alternativa, y por lo tanto, al igual que el azúcar, se tendrían que tomar con moderación, ocasionalmente y sólo en aquellos casos donde realmente la alternativa sea necesaria.

Sobre Rosa Maria Espinosa

Rosa Maria Espinosa
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Vic; Licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos por la Universidad de Vic; Postgrado en Nutrición Humana y Dietética Materna infantil por la Escuela Universitaria de Enfermería de Sant Joan de Deu y Máster en Comunicación y Gastronomía por la Universidad de Vic. Soy Miembro colegiada en el colegio profesional de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña (CODINUCAT) (CAT000273).
Un comentario
  1. Avatar

    Muy buen articulo!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*