caes
surimi

Surimi

Los hábitos alimentarios de la población están cambiando de forma veloz, tanto por el tipo de productos como por las preparaciones culinarias. Estamos introduciendo nuevos alimentos y nuevos platos, sobre todo de culturas diferentes a la nuestra. Los cambios serán una buena decisión siempre y cuando estos se hagan de manera responsable, sin perder los orígenes y teniendo en cuenta los productos de temporada y la alimentación equilibrada.

En esta ocasión queremos hablar del “Surimi”, se trata de una palabra japonesa que literalmente sirve para describir el “músculo de pescado picado”. El surimi, de forma general, es un producto derivado del pescado.

Existen muchas especies de pescado en los océanos, pero no todos se consumen de forma corriente. Para dar salida a algunas especies poco apreciadas y para aprovechar partes del pescado de buena calidad, pero que no se pueden vender como piezas enteras, se elabora el surimi.

Las especies más utilizadas para preparar el surimi son: el abadejo (un pescado muy parecido al bacalao), la merluza, la caballa, el tiburón y el jurel, entre otros.

Las empresas elaboradoras lavan de forma cuidadosa los peces para dejarlos limpios de cualquier impureza (escamas, sangre, piel, etc). Seguidamente, trituran la carne del pescado hasta obtener una masa uniforme que posteriormente prensarán. Añaden sal, azúcar y otros productos para conseguir la textura y sabor deseados. En este punto aún hablamos de surimi de forma genérica, sin forma ni color.

A continuación la industria elaboradora debe decidir qué tipo de derivado quiere elaborar: los conocidos palitos de cangrejo (Kanikamaboko), las gulas, las patas de cangrejo, hilos de palito de cangrejo… Una vez escogido el derivado que quiere, añade colorantes y otros aditivos hasta conseguir el producto que el consumidor podrá adquirir en las tiendas.

A nivel nutricional el surimi se caracteriza por la cantidad de proteínas que contiene, por lo tanto será un buen sustituto a los huevos, la carne o el pescado. Además, se trata de proteínas de alto valor biológico y de fácil digestión. El contenido de grasa y de glúcidos del surimi es bajo, aunque estos valores variarán en función de los ingredientes que hayan añadido durante la preparación, para conocerlo habrá que fijarse bien con las etiquetas.

A nivel de vitaminas y minerales es un poco más pobre que los pescados frescos. Excepto en sal, ya que es un nutriente que se añade durante la preparación.

Recomendamos este producto a personas que, por cualquier razón, consuman poco pescado. Será una buena idea introducir en menús infantiles y también para gente mayor, por la ausencia de espinas y la fácil masticación y digestión.

No es un producto recomendado para personas que sufren hipertensión o retención de líquidos, debido a la sal que se añade durante la elaboración.

Otro colectivo que se deberá tener cuidado son los celíacos, ya que durante la preparación del surimi a veces se añaden harinas. Antes de adquirir este alimento habrá que leer bien la etiqueta o consultar con el fabricante.

Otras ventajas de este producto son su precio, consideramos que tiene una buena relación calidad-precio; su sabor y su textura suave; la practicidad de conservación así como la versatilidad en la cocina.

Deciros que lo puedes adquirir fresco o congelado. Variarán la textura y el gusto, pero las propiedades serán las mismas.

Y por último, te facilitamos algunas ideas para prepararlo en la cocina. Se puede hacer en frío, por ejemplo en una ensalada de pasta; tibio, dentro de unos crêppes de espinacas con surimi rallado, o incluso, en platos calientes como un revuelto de huevo con gulas y ajos tiernos.

Sobre Rosa Maria Espinosa

Rosa Maria Espinosa
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Vic; Licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos por la Universidad de Vic; Postgrado en Nutrición Humana y Dietética Materna infantil por la Escuela Universitaria de Enfermería de Sant Joan de Deu y Máster en Comunicación y Gastronomía por la Universidad de Vic. Soy Miembro colegiada en el colegio profesional de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña (CODINUCAT) (CAT000273).

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*