caes
Home » Nutrición » Artículos de nutrición » Ventajas de cocinar en casa
ventajas de cocinar en casa

Ventajas de cocinar en casa

Entrar en la cocina y ponernos a cocinar, sobre todo si se dispone de poco tiempo, si no se tiene práctica y/o no gusta hacerlo, puede suponer un trabajo pesado y poco agradable. A pesar de estos tres motivos, cocinar en casa nos aporta muchísimas más ventajas y beneficios que inconvenientes y perjuicios.
De entrada, en la elección de los alimentos. Hacerse una lista de la compra, ir a comprar y elegir uno mismo las frutas, las verduras, las patatas… ya nos permite establecer un primer contacto con los alimentos. Porque somos nosotros y sólo nosotros los que hemos elegido “aquel tomate” con la medida, el punto de maduración y el aspecto que más nos convence.

Una vez entramos en la cocina, combinamos y preparamos los ingredientes de la manera que nos gusta, incluso podemos atrevernos a probar alimentos nuevos, recetas nuevas y técnicas nuevas. ¿Por qué conformarse en hacer siempre la verdura hervida? Y si hoy se intenta hacer al vapor? Y si se cocina en el microondas con unas hierbas provenzales? Las posibilidades son numerosas y las podemos ir variando según deseemos.

Llegados a este punto, la sencillez es también un aspecto con el que podemos trabajar cuando decidimos hacernos nosotros mismos las comidas. Al inicio de este post hemos comentado que en ocasiones la falta de tiempo es una limitación a la hora de entrar a la cocina. Bueno, pues no todo es perderse entre los fogones y hacer grandes guisos. Y no estamos hablando de hacer “ensalada y plancha”. En ocasiones es más laborioso hacer una ensalada (elegir los ingredientes, limpiarlos, cortarlos… ). La cocina permite, desde la simplicidad, preparar grandes platos. Por ejemplo, con una cebolla picada, salsa de tomate triturado, albahaca, aceite de oliva y unos macarrones podemos prepararnos un buen plato de pasta utilizando sólo una cazuela. Sólo habrá que saltear ligeramente la cebolla con el aceite, añadir enseguida el tomate, la albahaca y los macarrones y, pasados ??1 o 2 minutos, agua o caldo vegetal en cantidad suficiente para que se cueza todo junto sin que la pasta vaya nadando por la cacerola. 8 minutos más ¡Y ya lo tenemos!

Aparte de poder elegir qué comer y cómo hacerlo, cocinar en casa permite controlar también las cantidades. Y ya no sólo en si nos servimos una cucharada más o una menos. También en la misma elaboración del plato. Ejercemos control sobre la cantidad de aceite, la cantidad de sal, la cantidad de azúcar que añadimos a la receta. Cuando comemos fuera (bar, restaurante…) o cuando nos compramos la comida preparada no podemos controlar las cantidades utilizadas para elaborar los platos.

Además, tenemos el factor económico. Evidentemente, comer a la carta o de menú sale más caro, eso todos lo sabemos. Pero adquirir platos preparados también lo es. Sobre todo si nos excedemos. A corto plazo nuestro bolsillo quizás no lo note demasiado. Pero a la larga, la aparición de enfermedades derivadas de los malos hábitos alimentarios (diabetes tipo 2, obesidad, hipertensión, dislipemias… ) dispara los costes de los tratamientos médicos. Por no decir el  otro “precio”. El que debemos pagar por el deterioro de la salud.

Si queremos apostar por una alimentación saludable, indudablemente tendremos que entrar en la cocina, ponerse el delantal y arremangarse las mangas. Cocinar incita a comer más equilibradamente. O, si no, comparemos: ¿Cuántos días estaríamos dispuestos a comer croquetas (y en cantidad) si nos tuviéramos que hacer nosotros el relleno y el rebozado? Pero, y si nos las dieran ya preparadas?

Sobre Equipo de Dietistas - Nutricionistas

Equipo de Dietistas - Nutricionistas
Sentir es tu revista online, independiente y de alimentación y estilo de vida saludable. Está formada por un equipo experto multidisciplinar con Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas y pertenece a Menja sa.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*